Skip to main content

La transformación apoyada en adecuadas tecnologías es el motor que acelera el desarrollo de negocios, permitiendo aceitar, cada vez más, las cadenas de suministro.

Uno de los aprendizajes que está dejando la pandemia Covid-19 es que la transformación no es un condimento narrativo sino una necesidad operacional imperativa para las empresas.

En línea con esa afirmación, el informe Tech Trends 2021 de Deloitte sostiene que la tecnología es el motor que acelera el desarrollo de los negocios.

En lo que respecta a la gestión de la cadena de suministros, el desarrollo aceitado de las operaciones es una de las áreas industriales que está atravesando una mayor transformación.

Por eso, a continuación presentamos las 4 claves para agilizar la toma de decisiones en la cadena de suministro.

1. Disrupciones “predecibles”

De acuerdo con un artículo publicado por McKinsey, no es necesario que ocurra una nueva pandemia para que la producción se detenga. “Cualquier compañía en particular puede esperar un parate en la producción que dure un mes o más cada 3,7 años”, comenta la nota, citando el promedio de la industria de acuerdo con datos estadísticos sobre la frecuencia en la que se generan estancamientos en la producción.

En ese sentido, estas contingencias pueden ser predecibles cuando se hacen negocios y las empresas deben aprender a gestionarlas como cualquier otra eventualidad. Así, el análisis de datos a través de algoritmos de predicción y el uso de machine learning es crítico para poder reaccionar a tiempo y evitar que la producción se detenga.

2. Integración de datos

En el funcionamiento tradicional de una cadena de suministros, generalmente el fabricante envía especificaciones técnicas o instrucciones de mantenimiento al operario, que eventualmente puede almacenarla en sus sistemas. 

El problema es que, bajo esta lógica, la información permanece aislada. Está a disposición de los operarios, pero los fabricantes y el personal de mantenimiento solo tienen acceso a ella en casos excepcionales.

El intercambio de datos entre los operarios, los fabricantes y el personal de mantenimiento a través de sistemas basados en la nube (Cloud Computing), a los que pueden acceder las tres partes permite que los procesos y flujos de trabajo sean más eficientes.

3. Uso integral de la inteligencia artificial

Cada vez es más evidente para las empresas la necesidad de encontrar nuevas formas de operar de manera eficaz. 

La inteligencia artificial (IA), en ese contexto, se está convirtiendo en el estándar para abordar estos desafíos. 

Pero la IA no es eficiente si las empresas no consideran cómo los humanos interactúan y las aprovechan. De acuerdo con un artículo firmado por George Young, CEO de la consultora Kalypso: «Las empresas adoptarán un enfoque centrado en las personas para las iniciativas de IA, comprenderán las necesidades y los valores de los usuarios, y luego adaptarán los diseños y modelos de IA en consecuencia, lo que a su vez mejorará la adopción».

 

4. IoT para mayor eficiencia

Todas las conexiones y todos los vínculos deben ser sólidos en la gestión de la cadena de suministro. Una falla en algún lugar, como un retraso en el transporte, maquinaria vieja o errores operativos, puede generar costos más altos y, por lo tanto, menores márgenes de ganancia.

La red de sensores e intercambio de información de Internet de las cosas (IoT) contribuye a la cadena de suministro como un vínculo útil entre los objetos y los datos. El impacto de IoT en la cadena de suministro recién está comenzando a plasmarse. Sin embargo, ya puede verse reflejado en actividades que van desde el seguimiento y mejoras del inventario, hasta el monitoreo de la temperatura en los transportes de cadena de frío, pasando por la gestión de flotas o mejoras en las entregas de última milla.

Leave a Reply