Beneficios del IIoT
Novedades

Principales características y beneficios del IIoT

El Internet Industrial de las Cosas (IIoT) está demostrando ser cada vez más impactante en un amplio espectro de casos de uso. Incluye beneficios tales como escalabilidad, automatización de activos, mantenimiento predictivo y mejora de la seguridad.

Las similitudes entre IoT (Internet of Things) e IIoT (Industrial Internet of Things) son relativamente pocas. Comparten tecnologías comunes tales como sensores, plataformas en la nube, conectividad y análisis. Sin embargo, se entiende por IoT a la transformación disruptiva en distintos segmentos del mercado, desde consumidor, empresa, agricultura, salud, manufactura y gobierno, sólo por mencionar algunos. En cambio, el IoT industrial se centra en los requisitos especializados de las aplicaciones industriales, como fabricación, petróleo y gas, y los servicios públicos, entre otros.

Esta tecnología está generando una revolución empresarial sin precedentes. Es así que, cada vez más, se está volviendo un elemento esencial dentro de las industrias.

Desde la construcción hasta la minería y la fabricación, el IIoT ofrece a las industrias nuevas formas de mejorar sus procesos para que sean más seguros y eficientes. Entre sus principales características, destacamos las siguientes diez:

  1. Seguridad: las soluciones de IoT industriales emplean una variedad de medidas de seguridad avanzadas. Algunos ejemplos son: arquitecturas de sistemas seguras y resistentes, chipsets especializados, cifrado y autenticación, detección de amenazas, hasta procesos de gestión.
  2. Interoperabilidad: las soluciones de IoT industrial deben integrarse, admitir diversos protocolos y conjuntos de datos, y funcionar de manera confiable con estos sistemas de fabricación.
  3. Escalabilidad: las soluciones IIoT implementadas en estas redes deben escalar sin problemas para admitir decenas de miles de nuevos sensores, dispositivos y controladores, así como dispositivos existentes que no sean IoT.
  4. Baja latencia: se deben detectar anomalías y aplicar acciones correctivas en tiempo casi real.
  5. Fiabilidad: los sistemas industriales operan en escalas de tiempo prolongadas antes del reemplazo. Deben soportar una alta disponibilidad, soportar ciclos de trabajo elevados y operar de manera confiable y dentro de la tolerancia, con paradas solo por mantenimiento.
  6. Precisión y exactitud: las operaciones industriales requieren mayores niveles de precisión y exactitud. Los procesos de fabricación automatizados de gran volumen y alta velocidad se sincronizan a milisegundos. Los sistemas de garantía de calidad detectan variaciones mínimas y toman medidas correctivas inmediatas basadas en esas mediciones.
  7. Automatización: las soluciones de IoT que operan en entornos industriales deben admitir una variedad de requisitos de autonomía y debe ser programable e integrarse con sistemas de ejecución de fabricación nuevos o heredados.
  8. Resiliencia: las soluciones de IoT industrial, en operaciones de misión crítica, deben admitir tolerancia a fallas o capacidades de resistencia en su diseño.
  9. Programabilidad: los sistemas industriales se reprograma y reconfiguran con frecuencia para admitir nuevos procesos. Las soluciones deben proporcionar la misma flexibilidad y adaptabilidad para respaldar las operaciones.
  10. Facilidad de servicio: las soluciones de IoT que operan en entornos industriales deben ser reparables para mantener los niveles de rendimiento requeridos.