ayuda humanitaria
Novedades

El rol de la tecnología satelital en la ayuda humanitaria

Ya en 2016 la ONU cifraba en 130 millones el número de personas que en el mundo requerían de asistencia humanitaria para subsistir. Con este panorama a la vista, la tecnología satelital es un elemento clave para una rápida reacción de las fuerzas de seguridad

Entendida como la asistencia diseñada para salvar vidas, aliviar el sufrimiento, mantener y proteger la dignidad humana en prevención o en situaciones de emergencia y/o rehabilitación, la ayuda humanitaria cobra cada día más fuerza en el mundo. En especial, cuando tienen lugar los conflictos bélicos, epidemias y/o catástrofes naturales, con sus respectivas consecuencias en la población de un país. A su vez, lo anterior muchas veces ocurre en lugares donde no existe la adecuada infraestructura de telecomunicaciones o, simplemente, aquella está dañada o destruida.

Ya en 2016, la ONU cifraba en 130 millones el número de personas que en el mundo requerían de asistencia humanitaria para subsistir. En este contexto, para lograr efectividad en el desafío de ir en apoyo de quienes en un momento determinado están sufriendo y requiriendo auxilio, resulta vital contar con las herramientas tecnológicas que posibiliten acceder a comunicaciones de voz y datos necesarias para enviar información en terreno, tomar decisiones y coordinar las tareas de socorro.

“Como es sabido, la tecnología satelital al operar con antenas (satélites) que se encuentran en el espacio ofrecen una mayor cobertura que los sistemas tradicionales de comunicación (como radio, telefonía fija y celular, etc.) proveyendo, además, una mayor disponibilidad del servicio durante una catástrofe natural, pues su infraestructura se ubica en el espacio, a miles de kilómetros de la Tierra”, manifiesta Viviana Fonseca, CEO del Grupo Tesacom.

 

Variedad de alternativas

 

Hoy, el desarrollo de la tecnología satelital dispone de numerosas opciones para facilitar las operaciones y coordinación en materia de ayuda humanitaria. En este plano, se pueden mencionar los teléfonos satelitales, los terminales BGAN y los hotspots satelitales.

A nivel de teléfonos satelitales, hay desde los más simples que ofrecen el servicio de voz, SMS y mail, hasta otros más sofisticados que permiten al usuario acceder no solo a comunicaciones en la modalidad uno a uno, sino que también grupal. Tal es el caso del equipo Iridium Extreme Push To Talk (PTT) que es el primero en el mundo que puede ser usado como teléfono o radio, con cobertura en todo el planeta. Este dispositivo, además, trae incorporado un botón de auxilio o SOS que permite al usuario enviar la ubicación GPS y solicitar ayuda en caso de una emergencia o accidente, a través del servicio de GEOS.

A nivel de terminales satelitales, que operan con el servicio BGAN (Broadband Global Area Network) la variedad es mucho mayor, existiendo dispositivos que se instalan en automóviles y funcionan en movimiento. Otros, en cambio, son portátiles pero se deben usar en forma fija. Estos equipos permiten, por ejemplo, acceso a banda ancha, comunicaciones de voz y video y algunos posibilitan la transmisión de video (streaming), incluso en calidad HD. Son ideales para montar una oficina o centro de operaciones en campo. De esta forma, los voluntarios para la ayuda humanitaria pueden contar con telefonía, Internet, correo electrónico y videoconferencia en el desierto o en la selva tropical.

Respecto a los hotspots satelitales, hay que especificar que se trata de equipos muy pequeños que conectados a un satélite pueden crean una zona de Wi-Fi que posibilita a un usuario de smartphone o tablet acceder a llamadas de voz y comunicación de datos, sin importar el momento o lugar.