cobre
Negocios

El uso de las tecnologías en la minería del cobre

Los desafíos a los que se enfrenta la minería en Chile

Si bien Chile es el principal productor de cobre en el mundo, la producción de ese mineral en dicho país arrojó en 2017 su segundo año consecutivo con cifras en descenso, de acuerdo a datos de Cochilco (Comisión Chilena del Cobre).

En efecto, la industria nacional generó 5,503 millones de toneladas de cobre el año pasado, comparado con los 5,552 millones de toneladas en 2016 y 5,772 millones de toneladas en 2015. Entre las principales causan que justifican tal caída destaca, entre otras, el envejecimiento como proceso natural de la explotación de algunos yacimientos.

Sin embargo, las futuras proyecciones de crecimiento de la economía chilena, estimadas entre un 3% y 4% para 2018, muestran un panorama alentador para dicho sector que se suma a las señales de reactivación en China, entre otras señales positivas a nivel global.

En este contexto, las tecnologías de información y comunicaciones siempre han jugado un papel estratégico en el desarrollo del negocio minero, sean en periodos de abundancia como más restrictivos, haciendo más eficientes los procesos, generando ahorros y elevando la productividad.

Según información de Cochilco y del Ministerio de Minería, durante los próximos 20 años en Chile se invertirán cerca de USD 100.000 millones en la compra de equipamiento y sistemas que disminuyan el tiempo y hagan más rápidos los procesos. En este contexto, la minería es uno de los campos en donde más se pueden recoger datos de distinto tipo, a través de sensores conectados en las diversas maquinarias y equipos usados en cada uno de las etapas productivas.

Asimismo, y dada la naturaleza de los escenarios en donde se llevan a cabo las tareas de producción, ciertas alternativas como la tecnología satelital resultan ideales para lograr el éxito en las distintas operaciones involucradas.

Más allá de las comunicaciones de voz y datos en la minería del cobre, hoy el desafío está en llevar a cabo tareas como, por ejemplo, el control de activos a distancia, el monitoreo de ciertas variables y la gestión de sistema como SCADA o PLCs remotos, situados en ubicaciones donde no hay un enlace permanente con el centro de control, y donde no existe o no es conveniente emplear líneas telefónicas para enlaces dial-up.

Otra aplicación para este sector tiene relación con los sistemas de canal transparente para controlar los equipos remotos a través de las redes terrestres o satelitales, a un costo más bajo que el hecho de enviar personal a terreno, disminuyendo notablemente los tiempos de acción. Mediante equipos GPRS, satelitales de banda ancha o redes satelitales fijas, una empresa puede controlar los equipos remotos como si estuviese frente a ellos.

Ligado a lo anterior también se pueden mencionar las soluciones de rastreo satelital que hacen posible acceder a información, en tiempo real, sobre ubicación, velocidad y control de áreas de circulación limitadas a la actividad minera, por ejemplo, tanto para vehículos como maquinarias. Empleando la tecnología satelital se pueden obtener los registros de operación de manera frecuente, automática y económica, sin importar el lugar donde se encuentren los móviles o el tipo de trabajo que se está realizando.

Entre los principales desafíos de la minería del cobre están aumentar la competitividad, elevar los índices de seguridad y lograr un más alto nivel en automatización de los procesos.

Compartir
0